Si continúa utilizando este sitio, acepta los Términos y condiciones y nuestro uso de cookies.

MARIDAJE VINOS: LOS CONSEJOS DE SUMILLERES EXPERTOS PARA CALDOS TINTOS

MARIDAJE VINOS: LOS CONSEJOS DE SUMILLERES EXPERTOS PARA CALDOS TINTOS

Cuando empiezas a entusiasmarte por el mundo de los caldos te das cuenta de que el maridaje de vinos es toda una ciencia. En realidad, los sumilleres con más experiencia te dicen en menos de tres segundos qué vino combinar con qué comida para obtener lo mejor de la gastronomía. Y aunque sería fantástico poder obtener esa habilidad con facilidad, siendo realistas, no es posible sin la formación adecuada. Ahora bien… ¿Significa eso que no puedes saber lo básico del maridaje vinos para una cena en casa? ¡En absoluto! Y eso es lo que nos proponemos con los consejos que siguen.

Maridaje vinos: los trucos imprescindibles de los mejores sumilleres

  1. Menú como algo global. Si vas a preparar una cena o comida en la que hay varios platos y solo un vino como elección, tendrás que pensar bien cuál sirves.
  2. En el peso y el equilibrio está la clave. Parecen conceptos complejos, pero no lo son en absoluto. Solo hay que aplicar un poco de lógica. ¿Sabes distinguir a primera vista una comida más pesada que otra, verdad? ¿Y si lo piensas bien, conoces con un sorbo o con la D.O y crianza si un vino puede ser más o menos ligero, cierto? Pues para maridar bien hay que dar con el equilibrio entre el plato y la bebida.
  3. Asociación y contraste para maridar bien. Esto es algo un poco más complejo. Cuando se habla de asociación en el mundo enológico se hace referencia a buscar puntos comunes entre el vino y el plato. Por ejemplo, por colores, aromas, sabores o texturas. Al hablar de contraste se hace justo lo contrario. Emparejar ambas cosas por sensaciones opuestas. Si un plato es picante, mejor apostar por un vino suave que por uno muy intenso para evitar un buen sofoco.
  4. El cocinero también tiene mucho que decir. Otra de las cuestiones básicas en el maridaje de vinos es la cocina. La preparación de un plato, tanto en ingredientes como en el modo de cocinarlo influyen en la elección del vino. Un pescado será siempre un pescado… Pero ¿Es igual comer un salmón a la plancha aderezado con limón que un salmón con hojaldre y salsa de quesos?
  5. Tu gusto también es importante. Por último, aún sin ser un experto en maridajes, importa la sensación en tu paladar. Elegir vinos que no te entusiasman es siempre un error.

Claves básicas del maridaje vinos

maridaje vinos

Autor: STEFAN LEIJON

Un buen maridaje es aquel que resulta armonioso. Pero claro, no es tan fácil encontrar esa armonía sin conocimientos profundos de la enología. Por tanto, lo mejor es que te concentres en los elementos que te mostramos a continuación para aplicar asociaciones y contraste:

  • Sabores. La combinación de ácido, amargo, salado y dulce te ayudará a elegir bien el maridaje.
  • Sensaciones. Como por ejemplo el tacto que ofrecen o el seudosabor picante.
  • Temperatura. La que experimenta el cuerpo al tomar ciertas comidas y tipos de vinos.
  • Aromas. Lo mejor -sobre todo para no iniciados- es decantarse por los que pueden tener notas parecidas entre vino y plato.
  • Colores. Combinar según tonalidades similares es siempre un acierto. Apostar al contraste puede ser complejo para un principiante.
  • Intensidad. Mezclar sabores y sensaciones demasiado intensas entre sí puede resultar poco interesante.

Algunos ejemplos de maridajes clásicos

  1. Vinos jóvenes blancos. Pueden ser el recurso perfecto para aperitivos y entrantes ligeros. Pero también pueden acompañar platos de igual calibre. Por ejemplo, ensaladas, quesos frescos, pescados a la plancha o mariscos al natural.
  2. Vinos blancos de barrica. Platos más elaborados o con un mayor peso. Por ejemplo quesos curados, ahumados, carnes blancas o arroces.
  3. Vinos rosados. Maridan a la perfección con pastas, tortillas o con algunos arroces.
  4. Vinos jóvenes tintos. Todos los pescados, especialmente pescados azules y con carnes blancas preparadas sin demasiadas salsas. También pueden acompañar carnes rojas si están asadas. Es un complemento para setas.
  5. Vinos tintos de crianza. Cualquier tipo de carne, quesos fuertes y embutidos variados.
  6. Vinos Reserva. Para platos bien elaborados con texturas complejas. Guisos y carnes son los preferidos. Aún así, la combinación con postres amargos como el chocolate puro es para experimentarla.
  7. Vinos dulces. Por asociación con cualquier postre, aunque también puede ser un buen maridaje para primeros o entrantes con el mismo sabor.

Y ahora que has descubierto los conceptos básicos para un buen maridaje ¡Te faltan los mejores vinos! Y los tenemos en VinusDei. ¡Suscríbete ahora y disfruta de las mejores promociones!

    Deja una respuesta